Parásito

El concepto parásito deriva del latín parasitus que significa comensal. Por lo que se puede definir a un parásito como un organismo vegetal, animal, bacteriano o fúngico que vive y se alimenta de otro organismo de distinta especie. El parásito se alimenta de otro ser vivo y en algunos casos puede llegar a enfermar al huésped, pero en general no llega matarlo.

Según la Real Academia Española se puede definir al término parásito como organismo que vive de otro ser vivo, de distinta especie que se alimenta de él. Otra acepción del concepto parásito es la que hace referencia a una persona que vive a costa de otra.

Es muy común que se use en forma popular la palabra parásito para describir a alguien que se aprovecha de los recursos de otra persona y no busca su propio sustento. El organismo que aloja al parásito se lo conoce como huésped. El parásito vive y se reproduce dentro o fuera de un animal o vegetal.

Un parásito no logra sobrevivir si no tiene un huésped del cual alimentarse y además le genere las condiciones adecuadas para reproducirse.

Los parásitos pueden ser padecidos por animales, vegetales o seres humanos. En la mayoría de los casos la relación entre parásito y huésped es beneficioso sólo para el insecto parásito. Pero en algunos casos se logra una relación simbiótica entre el parásito y el anfitrión donde ambos se benefician.

Pero también los parásitos pueden convertirse en huésped de una tercera especie, a esta situación se la conoce como hiperparásito, donde vive un parásito de otro y este del huésped.

En los seres humanos hay diferentes tipos de parásitos que lo pueden afectar y a esta afección se la denomina parasitosis. Los parásitos más frecuentes en las personas son piojos, tenias, gusanos, lombrices intestinales, ácaro de la sarna, entre otros.

Las formas más habituales en que las personas contraen algún tipo de parásito son por consumir agua y alimentos contaminados, comer carne poco cocida o cruda, alimentarse con frutas y verduras sucias, no lavarse las manos luego de ir al baño.

La higiene es vital para evitar contraer parásitos tanto en personas adultos como en niños.

En la mayoría de los casos la salud de las personas con parasitosis no revierte gravedad. Pero esta afección requiere de medicación para eliminarlos del cuerpo. Aunque los niños suelen ser más propensos a los parásitos, los adultos pueden también tenerlos. Los parásitos pueden contagiarse por falta o descuido en la higiene.

Es importante eliminar los parásitos del cuerpo porque generan síntomas incomodos dolor abdominal, pérdida de peso, debilidad, diarrea, absceso hepático, estreñimiento, picazón en la zona anal, entre otros.

Si no se tratan los síntomas en ciertos casos pueden desencadenar complicaciones en la salud. Para tener certeza de que tipo de parásito tiene la persona se requiere de una análisis de materia fecal para luego poder determinar el tratamiento específico.

Los tiempos de tratamientos varían según el tipo de parásitos, pero en unos días suele resolverse.

Sinónimos de parásitos

insecto, aprovechado, vividor, gorrón, chupón, pulgón, chinche

Antónimos de parásitos

desinteresado, útil, generoso