Obsesión

Etimológicamente hablando, la palabra “obsesión” deviene del latín obsessio, un término que significa asedio. Tal como su raíz lo indica, la obsesión es un estado mental y emocional que consiste en la adopción y el desarrollo de una idea permanente, que suele conducir a estados de ansiedad, nerviosismo y/o angustia. Si bien se ha reconocido que la obsesión puede llegar a tener múltiples y variadas formas de ser expresadas, por lo general acostumbra a tratarse de un cuadro de síntomas negativos para todo aquel que la padece.

Más específicamente, la obsesión es una tendencia o pensamiento que sobreviene de manera involuntaria e inmotivada. Esto significa que resulta enormemente difícil librarse de ella de forma consciente, más allá de todos los intentos que la persona realice para eliminarla de su mente. Frecuentemente, la obsesión se presenta de un modo en el que consigue apoderarse de toda la atención del sujeto, por lo que las funciones intelectuales se ven interrumpidas. Como si esto fuera poco, un sentimiento de ansiedad acaba por dominarlo completa o parcialmente.

obsesion

Si bien el cuadro físico y psicológico puede ser igual al de otros trastornos, es necesario dejar en claro que la obsesión es un estado mental en el que el afectado tiene plena conciencia de su problema, ya que no se debe a una condición médica extraña o al consumo de sustancias que pueden resultar nocivas. Tan sólo se trata de severas conductas compulsivas que ocasionan una irremediable pérdida de tiempo a quienes la padecen, acompañada de pensamientos negativos.

Dentro de las obsesiones más comunes que atacan las mentes de la sociedad actual, la obsesión por el peso es una de las más recurrentes. Esto se debe, principalmente, a que la imposición de estereotipos de belleza que no respetan la normalidad anatómica conduce a una autopercepción negativa de los individuos que no se ajustan a dichos cánones. Como consecuencia, estas personas suelen experimentar el rechazo de la sociedad, por lo que se someten a medidas extremas para reducir sus inseguridades, que van desde dietas insalubres hasta cirugías estéticas.

Otra de las obsesiones más comunes que pueden verse hoy en día está estrechamente vinculada con el Síndrome anancástico, es decir, con un trastorno por el orden y la limpieza. Quienes padecen esta obsesión son individuos incapaces de alterar el orden establecido, incumplir con el orden establecido y dar muestras de espontaneidad. En ocasiones, estas personas pueden conducir su obsesión al extremo, hasta el punto de volver a ejecutar una limpieza sobre sitios limpios o de no tolerar a la gente que no comparte su pasión por el orden.

No obstante, a lo largo de la historia, la obsesión amorosa ha sido una de las obsesiones más frecuentes que se han desatado dentro de la mente humana, a tal punto que ha servido como inspiración para numerosas obras literarias y cinematográficas. La obsesión amorosa consiste en concentrar todo el interés y la energía en el ser amado, con el único objetivo de intentar poseerlo de modo egoísta. Esta clase de obsesión es generalmente practicada por personas que tienen baja autoestima y una visión distorsionada de las relaciones amorosas.

Sinónimos de obsesión

fijación, inquietud, manía