Obediencia

La palabra “obediencia” proviene del latín ob audire y significa “persona que escucha”. A pesar de que ésta sea la definición literal, la obediencia se caracteriza por ser un proceso que involucra una doble conducta: en primer lugar, para garantizar la obediencia de una persona o de un grupo de personas es menester que el actor social ponga especial atención en aquello que se le está pidiendo; y, en segundo lugar, es importante que dicha orden se traduzca en una respuesta externa por parte del individuo o grupo de individuos.

Obedecer es un acto fundamental a la hora de garantizar la supervivencia de los seres humanos, ya que nuestra existencia es una prueba fiel de que hemos sabido poner atención y actuar en consecuencia. En este caso particular, lo que se ha obedecido son las advertencias y la Leyes, debido a que esta conducta implica necesariamente la subordinación a la autoridad, el acatamiento de la norma y el cumplimiento de una orden. Quienes no logran obedecer, reducen sus probabilidades de vivir en sociedad.

soldiers-559761_1280

Si bien existen ideas diferentes, e incluso contrapuestas, acerca de quién o quiénes deben ser considerados como seres dignos de ser obedecidos, en la mayoría de las comunidades se toma a las figuras políticas, sociales y religiosas como personas capaces de impartir el orden. No obstante, la obediencia no se encuentra ligada únicamente con entidades físicas, puesto que también es posible acatar los principios de una idea, una doctrina o una ideología, con la misma validez.

La palabra “obediencia” se encuentra asociada a muchos campos dentro de la sociedad, tales como el escenario militar o el ámbito religioso. El primero de ellos se utiliza para hacer referencia a un reglamento estricto de conductas y comportamientos que el personal militar debe respetar en momentos de crisis sociales, políticas o bélicas. La desobediencia de este código en una situación de riesgo está penada con fuertes sanciones disciplinarias, ya que el incumplimiento puede implicar un peligro grave para la población civil.

A pesar de lo dicho anteriormente, la obediencia militar en situaciones de guerra se ha visto sometida a fuertes controversias. Así por ejemplo, en Argentina fue aprobada la Ley de Obediencia Debida durante el año 1987, que establecía que todo el personal militar que hubiera cometido delitos de lesa humanidad y se encontrara por debajo del rango de coronel no debía recibir una sanción legal por haber actuado en virtud de la “obediencia debida”. Posteriormente, la Ley fue derogada, dando lugar al enjuiciamiento de un gran número de acusados.

Por otra parte, el término “obediencia” sirve también para referirse a la obediencia de tipo religioso, que, según lo indica la Iglesia Católica, establece que la palabra de Dios debe ser escuchada y aceptada de manera dogmática, puesto que se trata de la Verdad Divina. De acuerdo con la doctrina católica, las personas están llamadas a tomar como ejemplo la vida de Jesús de Nazaret, quien aceptó y cumplió estrictamente hasta el momento de su muerte con todos aquellos planes que Dios tenía para él.

Sinónimos de obediencia

cumplimiento, subordinación acatamiento

Antónimos de obediencia

desobediencia, incumplimiento, resistencia