Namaste

El término namaste está formado por un sustantivo como “namas”, que significa saludo, reverencia o inclinarse. El otro componente de esta palabra es “te” un pronombre que significa a ti. Por lo que el significado etimológico del término namaste sería te saludo a ti o me inclino ante ti. Namaste es una palabra que deriva del idioma sánscrito (antigua lengua que aún es hablada en la India).

La palabra namaste, además de utilizarse en la India, se la emplea en Nepal y en varios países asiáticos, por lo que no solo los hinduistas la usan sino también los budistas. Este saludo tradicional es muy popular no sólo en ámbitos religiosos sino en otros espacios sociales o de vida cotidiana en estas regiones del mundo. El namaste se emplea para saludar al momento de encontrarse con una persona, al despedirse y para dar las gracias o pedir algo. El saludo se completa colocando las palmas de las manos juntas a la altura del pecho y se inclina levemente la cabeza, cuando se pronuncia la palabra namaste.

namaste

La posición de las manos a la altura del pecho tiene como objetivo conectarse con el chakra del corazón. Este saludo es de uso regular tanto entre individuos con diferentes jerarquías como un maestro con sus alumnos, así como entre pares, incluso entre personas desconocidas. Esta forma de saludar reconoce que todas las personas comparten la misma esencia,  energía y el universo, por lo que se genera una vibración fuerte y positiva en ese simple gesto.

El saludo namaste se asocia al yoga ya que suele utilizarse en algún momento de la práctica especialmente en oriente. En occidente también algunos practicantes de yoga y de otras disciplinas orientales milenarias, están familiarizadas con este saludo. Frecuentemente al finalizar o comenzar la práctica de yoga los alumnos pronuncian la palabra namaste y realizan la suave inclinación de la cabeza como gesto de respeto a su maestro y al resto de sus compañeros.

El saludo namaste permite conectarse con la divinidad de la otra persona, ayuda a elevar la energía espiritual y atrae la propia conciencia divina. Al saludar y hacer la reverencia se busca conectarse con el alma de la otra persona.

Este saludo no tiene contacto físico, lo que permite que la conexión sea espiritual y profunda entre las personas así como con el universo. Para las personas en occidente suele ser difícil de comprender este concepto debido a que no estamos acostumbrados a que un saludo sea tan profundo y espiritual.

Al usar el saludo namaste en un ambiente de armonía como una clase de yoga, luego de una meditación o rezo se logra sentir una agradable sensación de bienestar así como de paz y tranquilidad interna.

Sinónimos de namaste

saludo