Ludismo

Para revelar el significado del término ludismo debemos establecer que se trata de un homónimo. Esto quiere decir que no tiene uno sino dos significados diferentes en la lengua castellana. Por un lado el vocablo hace referencia a todo lo relacionado con el juego; por otro lado es el nombre que recibe un movimiento obrero de origen británico.

Etimológicamente, el término ludismo es la combinación de dos conceptos del latín. Se compone por ludus que significa juego acompañado del sufijo ismus que indica tendencia. Podemos decir entonces que abarca aquellas actividades que el ser humano realiza a modo de recreación, pudiendo ser o no didácticas.

Juego de mesa Monopoly

El juego es una actividad placentera que practica el ser humano. Por lo general se realiza en momentos de ocio o como método de distensión luego de las actividades cotidianas que muchas veces abruman y resultan estresantes. Últimamente se han empleado actividades lúdicas como método de enseñanza. De esta manera el aprendizaje se da de una manera relajada y hasta entretenida.

¿Qué entra en juego en el ludismo?

En el ludismo entran en juego numerosos factores. Los juegos pueden ser individuales, de dos jugadores o inclusive grupales. La actividad que se desarrolle en cada juego puede ser física o mental. En cualquiera de los dos casos, consiste en el ejercicio de alguna destreza o capacidad.

En el juego tiene lugar la competencia, ya sea contra otra persona, contra una máquina o contra uno mismo. Consisten por lo tanto en un fabuloso estímulo para el desarrollo mental o físico. En este último aspecto, además, resultan favorables para la salud del organismo.

¿Cuál es el segundo significado de ludismo?

La segunda acepción de esta palabra no comparte el origen del latin, sino que deriva de un apellido. Ned Ludd fue el presunto creador del movimiento obrero que tuvo lugar en Inglaterra durante el siglo XVIII. No se tiene total certeza de su existencia, pero su nombre se hizo célebre como el primero en romper un gran número de máquinas textiles.

La incorporación de maquinaria en los lugares de trabajo impactó fuertemente en los trabajadores. Los obreros quedaron relegados o inclusive llegaron a ser desplazados totalmente. Esto generó un sentimiento de descontento total de la masa trabajadora que tuvo como estandarte el repudio a la nueva tecnología.

A los seguidores de este movimiento se los llamaba ludistas o luditas. Los métodos de protesta del ludismo consistían en rebeliones espontáneas en el lugar de trabajo que terminaban con la agresión y destrucción de la maquinaria. El ludismo tuvo una corta duración ya que los obreros fueron tomando verdadera consciencia de la situación.

Este fenómeno tuvo lugar entre 1811 y 1816 para ir desapareciendo paulatinamente.

Lo que generó el surgimiento de este movimiento fue la asociación directa de la incorporación de las maquinarias con los despidos de los trabajadores. Al correr el tiempo, los obreros comprendieron que las máquinas ayudaban a realizar las tareas en mejor tiempo y con mayor eficiencia. El verdadero enemigo del trabajador era el patrón o el empresario que lo explotaba y no mejoraba sus condiciones laborales.