Literalmente

La palabra literalmente es un adverbio de modo utilizado para indicar que lo que se dice mantiene exactamente el significado de las palabras que se están enunciando. Se trata de un adverbio ya que es una palabra compuesta por el adverbio “literal” y por el  sufijo -mente.

Este adverbio se forma a partir de la palabra literal, la cual se origina en el latín. Procede de litteralis, litterale, adjetivo con sufijo -alis (pertenencia) creado sobre el sustantivo littera, litterae, cuyo significado es letra, carácter de escritura.

Cuando alguien añade el adverbio literalmente luego de una frase o palabra, lo que está haciendo es enfatizar en el verdadero significado de esa frase o palabra. Es decir, está resaltando el sentido denotativo de la misma, su significado real en el diccionario.

En muchas expresiones cotidianas se utilizan frases como: “le comieron la lengua los ratones”; “aquí hay gato encerrado”. En esos casos se les está dando un sentido connotativo, ya que no quiere decir que realmente sucedieron esas cosas sino que en el primer caso alguien se ha callado o en el segundo hay algo que no está del todo claro.

Si por ejemplo se quisiera expresar que, verdaderamente, hay un gato encerrado; se debería añadir la palabra literalmente. De esta manera el adverbio resalta el real significado de la expresión y no deja lugar a dudas. En este ejemplo se estaría enunciando que el animal está encerrado en la jaula, en lugar de referirse a la expresión comúnmente usada para situaciones confusas o poco claras.

Es habitual en las conversaciones del día a día utilizar frases que en realidad no expresan lo que se está diciendo. Sin embargo cuando se enuncia algo y se añade la palabra literalmente, se aclara perfectamente que no se pretende dar un sentido diferente a lo que se dice. Lo que se expresa es exactamente lo que se quiere decir.

Diferencia entre el sentido connotativo y denotativo

Son muchas las frases que se pueden usar tanto en sentido connotativo como denotativo. El primer sentido, connotativo, se utiliza cuando lo que se dice sugiere un sentido diferente al del mensaje principal. Esto implica cierta carga subjetiva que asocia la palabra literal a otra con un significado aceptado culturalmente por la sociedad. El segundo caso, el sentido denotativo, no deja lugar a la subjetividad o las emociones; sino que apunta al significado exacto.

Un ejemplo muy común es la expresión: “está con el agua al cuello”. Si a esta frase no se le añade la palabra literalmente, se puede entender que quien la dice hace referencia a una persona que, por cierta razón, se encuentra en un aprieto o situación complicada; por ejemplo por tener escaso dinero. En cambio si se añade el adverbio, diciendo: “está con el agua al cuello, literalmente”; lo que se expresa es que una persona o sujeto se encuentra realmente sumergido en el agua, la cual le llega hasta el cuello. 

Sinónimos de literalmente

textualmente, exactamente, fielmente

Antónimos de literalmente

figurativamente, metafóricamente, libremente