Liderazgo

Se denomina liderazgo al talento para persuadir y guiar a un grupo de personas por medio de la comunicación. El liderazgo ejerce una influencia sobre un grupo con el fin de alcanzar los objetivos planteados no por obediencia sino por convencimiento de que los objetivos son comunes y compartidos.

Una típica comparación es la de líder con la de jefe. Si bien el jefe hace de líder y el líder a su vez hace de jefe, las definiciones de ambos términos son muy distintas. El jefe tiene como finalidad dirigir a un grupo de personas, compartan o no las ideas, las personas subordinadas obedecen al jefe. Las personas que siguen a un líder lo hacen por convencimiento, así las instrucciones que acatan las realizan a sabiendas que su cumplimiento es lo mejor para el grupo. Una persona obedece a un jefe y no comparte las instrucciones impartidas, tarde o temprano y ante otra oportunidad que le convenga más se puede retirar del grupo.

Liderazgo

Los líderes deben contar con muchas características que definen su perfil. Estas singularidades no son solo técnicas, sino también humanistas. Un líder debe ser profesional, perfeccionista, pro-activo, adaptable y capaz de desempeñarse en equipo y resolver los problemas inherentes a dicha metodología de trabajo. No obstante, también se espera que el líder sea comunicativo, honesto, disciplinado pero creativo y sobre todo, que pueda actuar bajo presión sin poner en duda sus valores.

Un buen líder no debe ser visto como un amigo, un líder es simplemente una guía. Es alguien que desea el crecimiento de todo el equipo, que desea la superación profesional y que el aporte de todos sirva para la mejora de toda la organización. El buen líder conoce bien los defectos y virtudes de cada uno de los colaboradores e intentará siempre explotar sus virtudes así como limar sus defectos.

La manera en que el líder lleva a cabo el proceso de influencia o persuasión es el estilo de liderazgo. Ese estilo tiene en cuenta como se relaciona el líder dentro de la organización, hacia afuera, como se ve a si mismo y finalmente, si son exitosos o no.

El liderazgo puede ser autocrático (el líder cuenta con el poder absoluto sobre los demás), burocrático (el líder sigue al pié de la letra todas las reglas), carismático (el líder inspira, motiva y entusiasma a todo el equipo), natural (el líder surge del mismo grupo, suele ser un líder no formalizado), transaccional (el líder busca ser práctico y enfocarse en resolver tareas a corto plazo) o compartido (el líder decide ejercitar el liderazgo a través de otros integrantes).

El estilo de liderazgo, de alguna manera, es el reflejo de la naturaleza de la organización así como su relación con la comunidad. En pocas palabras, el estilo del líder define a la organización y viceversa. El estilo del líder tiene que ser coherente con la filosofía y la misión de una organización. Un ejemplo sencillo de imaginar es el caos que representa tener un líder autocrático una organización democrática.