Karma

El karma es una idea de carácter religioso que expresa la existencia de una energía cósmica e invencible que regula los acontecimientos ocurridos en la vida de las personas. Si bien es de naturaleza abstracta e intangible, el karma es una fuerza que se manifiesta de manera concreta a través de los actos y las situaciones que a cada ser humano le toca vivir, lo que significa que nadie se encuentra exento de ser atravesado y modificado por la misma.

Este principio se encuentra presente de manera muy fuerte en el mundo oriental, especialmente en religiones como el budismo, el hinduismo y el yainismo. Sin embargo, esta energía es entendida de manera diferente en las tres religiones, ya que, para el hinduismo, el karma es entendido como un resultado de las expresiones del dios Iama (encargado de regular los asuntos de la muerte); mientras que, para el budismo y el yainismo, esta energía sólo es el producto de una ley de la naturaleza, pues no existe un ser que lo controle todo en estas religiones.

karma

Sea como fuere, el karma no deja de ser considerado universalmente como una teoría de causa y efecto, en donde cada individuo recibe en esta vida los pagos de los perjuicios que ha ocasionado y el cobro de los beneficios que les ha proporcionado a otros individuos. Esta ley causal se utiliza comúnmente para explicar por qué a algunas personas que realizan buenos actos les suceden siempre cosas malas o viceversa.

Para comprender mejor este principio regulador de la vida, debe hacerse alusión a otros dos conceptos. En primer término, el karma no puede ser pensado sino como una energía de pago y cobro de actitudes al alma, es decir, a aquella parte de nosotros que las religiones orientales consideran como duradera e inmutable; y, en segundo término, el tiempo finito de la vida terrenal volvería imposible el saldo de todas nuestras cuentas, por lo que la reencarnación se convierte en la vía más factible por la que nuestra alma alcanza a quedar en armonía con el mundo.

A pesar de partir de una idea común, el karma es un concepto que presenta ligeras variaciones a la hora de ser interpretado por el hinduismo y por el budismo. En el primer caso, los hinduistas consideran que a cada acción le corresponde una reacción igual y opuesta, que se encuentra siempre regulada por el dios Yama. Por este motivo, cada uno de nuestros actos debe ser castigado o recompensado en esta vida o en las sucesivas vidas en las que nuestra alma deba reencarnar.

Por otro lado, los budistas interpretan el karma como una energía trascendente que no sólo obra sobre nuestros actos sino también sobre nuestras palabras y nuestros pensamientos, razón por la cual resulta imposible no llevar a cabo la reencarnación. No obstante, aunque parezca determinante, esta fuerza kármica puede ser modificada mediante la práctica del budismo, que permite torcer nuestro destino de manera automática y alcanzar la paz mental y la felicidad interna.

Sinónimos de karma

causa-efecto, reencarnación, energía reguladora