Judío

Se denomina judío a todo aquel hombre que forme parte del pueblo judío, es decir, de un conjunto de personas que se reconocen y profesan descendientes de los hebreos y los antiguos israelitas. Si bien la religión judía es el principal factor que se toma en cuenta a la hora de determinar quién puede ser considerado judío, también se pondera la adopción y la puesta en práctica de determinadas costumbres, tradiciones y creencias relacionadas con esta comunidad.

Etimológicamente, la palabra “judío” proviene del hebreo “Yehúda”, el cuarto hijo del patriarca bíblico Jacob. Asimismo, el término remite también a Judea, una entidad territorial que existió durante el levante mediterráneo. Todos los habitantes de Judea -también llamado Reino de Judá- eran conocidos como judíos, un gentilicio que luego se extendió a los migrantes de otras regiones aledañas y a los descendientes de los mismos.

jerusalem-573956_1920

Como se ha mencionado, los judíos comparten entre sí una serie de aspectos culturales relacionados con los rituales, la lengua y el sistema de creencias, no obstante, se trata de una comunidad para nada homogénea, puesto que su definición puede girar en torno de la práctica religiosa o de la identidad secular, vinculada con la reproducción de hábitos de carácter no religioso.

A lo largo del tiempo, los judíos han arrastrado una historia marcada por la marginalidad, la exclusión y la persecución. Como consecuencia de ello, esta comunidad ha tenido que exiliarse de su tierra en varias ocasiones. Actualmente, se estima que la población judía comprende entre 12 y 16 millones de personas, lo que representa el 0,2 por ciento de la población mundial, pero la gran mayoría de ellos se encuentran dispersos por varios países del mundo.

De acuerdo a los datos aportados por un estudio realizado en la Universidad Hebrea de Jerusalén, el 96% de los judíos que se encuentran actualmente viviendo fuera de Israel se concentra en los países de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Rusia, Francia, Argentina, Australia, Alemania, Brasil, y Sudáfrica. Todos ellos son países democráticos.

Históricamente, el pueblo judío se reconoce descendiente de Judá. Debido a esta concepción, pertenecer al judaísmo no implica una determinada exclusividad étnica o racial, sino la aceptación de la Alianza de Yahveh por parte de la persona, la cual no significa un privilegio sino el cumplimiento de los deberes para con Dios, principalmente aquel que considera el desarrollo de la fe en un Dios único.

Es común escuchar en la sociedad occidental que puede considerarse como judío a aquellas personas que presentan un origen étnico judío, a quienes practican el judaísmo y/o a quienes se identifican con la tradición histórica y cultural. No obstante, la halajá -ley judía- establece que sólo son capaces de recibir este reconocimiento los individuos nacidos de vientre judío, o bien aquellos que deciden convertirse a la religión de manera formal bajo supervisión halájica.

A pesar de la controversia que han suscitado las corrientes reformistas o liberales, la identidad judía ha sido sujeta a revisión durante las últimas décadas, puesto que hoy en día no sólo es posible llamar judío a todo aquel que descienda de un padre o una madre practicante de dicha religión sino también, a toda persona que se sienta judía sin importar su ascendencia o conversión.

Sinónimos de judío

semita, hebreo, israelita