Ironía

La palabra ironía proviene del griego eirōneía que significa disimulo o ignorancia fingida. Se entiende ironía como el mecanismo mediante el cual damos a entender algo expresando lo opuesto a aquello que queremos decir. La ironía tuvo su origen en la literatura y fue de a poco incluyéndose como recurso oral.

Sócrates hizo uso de la ironía en su método dialéctico. Mediante este recurso ponía a su interlocutor en una posición de superioridad para que se explayara en el tema. De esta manera lograba cierta fluidez para luego conducirlo al conocimiento mediante la indagación o la refutación.

Situación irónica

Podríamos decir que la ironía es el arte de expresar algo de manera totalmente indirecta. Expresar algo de manera irónica es lo contrario a decirlo de manera explícita. Este recurso se utiliza para burlarse de alguien, para criticar o para emitir un juicio de valor sobre algo sin hacerlo de manera directa.

La ironía es también una figura literaria, utilizada por ejemplo por Francisco de Quevedo, destacado escritor de origen español. En su novela picaresca “La vida del Buscón”, encontramos un claro ejemplo de esta figura literaria:

“Comieron una comida eterna, sin principio ni fin…”

En esta frase, el autor hace uso de una ingeniosa ironía para dar a entender que en realidad no comieron absolutamente nada.

En la escritura, se puede emplear un signo entre paréntesis para señalar una ironía.

¿Cómo interpretar una ironía?

Hay que partir de la base de que la ironía es correctamente decodificada por el interlocutor únicamente cuando existe un contexto que permita su interpretación. Enunciaremos a continuación dos ejemplos muy característicos de esto:

Expresar “¡Qué hermoso día hace!” mientras se mira cómo llueve.

Decirle a alguien que ha llegado tarde a una reunión “La puntualidad es una de tus virtudes.”

Muchas veces, la frase irónica en una conversación se acompaña de cierta entonación e inclusive posturas o gestos. De esta manera, se busca reforzar el efecto a los fines de que no se confunda el sentido.

Situaciones irónicas

La palabra ironía no se utiliza solamente para definir enunciados ya sean escritos u orales. Podemos hablar también de una ironía en cuanto a cierta situación paradójica. Se considera ironía cuando sucede algo opuesto a lo esperado. Es muy habitual referirse a este tipo de situaciones como ironías de la vida. Un ejemplo más que claro es el de una situación de bomberos que sufre un incendio.

La ironía en el teatro

En este ámbito se denomina ironía dramática o trágica a la situación paradójica que transita el personaje en la obra sin ser consciente de ella. Esta situación le aporta dramatismo a la obra y si bien el personaje actúa sin saberlo, el espectador es consciente de ella. Este recurso era sumamente utilizado en las tragedias de la antigüedad.

Sarcasmo e ironía

Si bien el sarcasmo es un tipo de ironía, no se trata de un sinónimo exacto ya que tiene otra carga. El sarcasmo consiste en utilizar la ironía con el único fin de herir a la otra persona. Puede tratarse de un insulto, una burla pesada o un comentario malintencionado; enunciados de manera indirecta.

Sinónimos de ironía

burla, mordacidad, reticencia, sarcasmo, sorna

Antónimos de ironía

franqueza, seriedad