Ignorancia

El concepto de “ignorancia” proviene de la palabra latina “ignorare”, que puede ser entendida como “no saber”. Por lo tanto, la ignorancia es la ausencia de conocimiento acerca de un asunto y es posible emplearla de dos maneras: por un lado, la palabra puede ser utilizada en sentido particular para referirse a la falta de conocimiento sobre un tema o área determinada; o bien, por otro lado, la ignorancia puede emplearse para definir a una persona o a un conjunto de personas que carecen de todo tipo de saberes generales.

Si concebimos a la ignorancia de acuerdo con el primer significado mencionado anteriormente, la misma no puede concebirse como una ausencia de conocimiento, sino más bien, debe ser entendida como una carencia o una imperfección del saber. En este marco, la ignorancia pone al descubierto una serie de componentes del proceso cognitivo inherente al ser humano y refleja además la validez de una premisa como forma de conocimiento, pues la ignorancia se aplica al saber científico.

one-way-street-582635_1920

Frente a las dos posibilidades que existen a la hora de entender el concepto de ignorancia, se ha iniciado una polémica. En efecto, la ignorancia entendida como un estado general resulta inconcebible, puesto que se trata de algo imposible de concretar en la práctica. Más específicamente hablando, no se puede tener un desconocimiento absoluto de todo el  saber científico, pues la sola idea de su ignorancia ya lo convierte en algo parcialmente ignorado.

Frente a esta situación, el filósofo español Xavier Zubiri ha propuesto la utilización del término “nescencia”, una condición que aludiría al desconocimiento absoluto de todo saber científico. No obstante, este término es sólo aplicable en la teoría, pues lo desconocido se transforma en parte del imaginario mediante la sola mención. En este sentido, la ignorancia sólo sería una palabra válida a la hora de referirse al desconocimiento particular de un tema específico.

La ignorancia puede ser empleada igualmente como un concepto que refleja el miedo de la sociedad hacia aquello que le resulta desconocido. Más allá de que el instinto de curiosidad y el deseo de saber sean propios del ser humano, lo cierto es que la especie se mueve de manera muy conservadora en este aspecto, por lo que no resulta extraño que la ampliación de lo conocido provoque miedo o rechazo para el proceso cognitivo, puesto que los empiristas aseguran que los individuos aprenden mediante las experiencias.

Dentro de las sociedades tradicionales o con marcados sistemas de jerarquías políticas y/o religiosas, la ignorancia es considerada una virtud que los individuos de los estratos más bajos deben mantener, pues esta misma es la que garantiza, por un lado, la ausencia de celos y de disputas dentro la población; y, por el otro lado, la legitimación del poder por parte de una minoría poderosa. En definitiva, la ignorancia puede ser pensada como una dicha dentro de este tipo de sociedades, ya que prohíbe la apertura mental de los sectores oprimidos de la sociedad para evitar que sobrevengan revueltas que acaben con el status quo.

Sinónimos de ignorancia

desconocimiento, incultura, analfabetismo

Antónimos de ignorancia

sabiduría, conocimiento, aptitud