Homofobia

El término homofobia viene el griego antiguo “fobos”, por lo que hace alusión a un miedo o pánico, en este caso a los hombres y mujeres homosexuales. Esta fobia social incluye además a los bisexuales y transexuales y a quienes mantienen conductas generalmente asociadas con el sexo opuesto (tal como los ademanes femeninos en los hombres y las posturas masculinas en las mujeres). Quienes padecen este rechazo son llamados “homofóbicos”.

La palabra fue utilizada por primera vez en 1971 por el psicólogo estadounidense George Weinberg durante una charla que realizó con un grupo de homófilo. La expresión se hizo famosa posteriormente en su libro “La sociedad y el homosexual sano”, lanzado ese mismo año, pero fue durante este siglo que el profesional de la salud la sintetizó como un temor que provoca un comportamiento irracional de rechazo hacia los homosexuales.

Novias

A pesar de que la persecución a los homosexuales ha sido un problema social desde hace muchos años, en la última década los enfoques han cambiado. Así, por ejemplo, la oposición cultural hacia las políticas de igualdad de género ya no es considerada homofóbica, ya que se trata simplemente de opiniones o posturas con argumentos basados en preceptos morales y religiosos que ven con malos ojos la unión entre dos personas del mismo sexo.

Sin embargo, el conflicto se encuentra lejos de ser erradicado: sólo en el año 2000, una persona era asesinada en el mundo de manera violenta por grupos homofóbicos a causa de su elección sexual cada 48 horas. Esto demuestra que el concepto de “homofobia” no responde únicamente a motivos psicológicos sino también políticos. Basta con mencionar que, según lo informa Amnistía Internacional, 70 países aún continúan persiguiendo a los homosexuales.

La homofobia es un fenómeno que ha sido estudiado a lo largo del tiempo. El psicoanalista Sigmund Freud explica que el odio injustificado hacia las personas que gustan de mantener relaciones amorosas o sexuales con individuos del mismo sexo puede deberse a sentimientos transexuales, transgéneros o transformistas reprimidos. Algunos psicólogos como Henry Adams de la Universidad de Georgia se adhieren a la misma teoría que establece una asociación directa entre ambas variables.

Por otra parte, existen posturas sobre teoría de género que vinculan a la homofobia con la cultura patriarcal dominante, que discrimina tanto a los homosexuales como a las mujeres. Asimismo, algunos psiquiatras y psicólogos asocian a la homofobia con determinadas estructuras mentales del aparato psíquico, más específicamente con el tipo de personalidades que suelen ejercer su voluntad en ausencia de un consenso participativo.

A nivel social, esta fobia puede rastrearse en algunas religiones que mantienen un comportamiento de rechazo hacia la homosexualidad, tal como el cristianismo, el judaísmo y el islam. Según sus preceptos, este tipo de conductas son consideradas como un pecado y, si bien el castigo aplicado a dicha falta ha variado con el tiempo, aún son vistas como una anomalía que debe ser combatida o bien reparada clínicamente.

Actualmente, la pena de muerte a los actos homosexuales o de sodomía está vigente en Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Nigeria, Somalía, Sudán y Yemen; mientras que en otros estados como Senegal, Tanzania, Kenia, Sierra Leona, Etiopía, Malawi, Guyana, Malasia y Papúa Nueva Guinea, la homosexualidad es considerada como un delito que debe ser penado con la cárcel.

Antónimos de homofobia

homofilia, gay-friendly, igualdad de género

Formato para citar (APA)

“Homofobia” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: http://designificados.com/homofobia/ [Consultado: ].