Grafitti

Se denomina grafitti o grafiti a una pintura de estilo libre marcada, principalmente, por su carácter crítico e ilegal, que acostumbra a realizarse en espacios urbanos. Se trata de un término que deviene del latín “scariphare” y alude al acto de incidir con el punzón sobre las tablas. Los antecedentes de este tipo de pinturas pueden rastrearse en el Imperio Romano, cuando los habitantes de dicho territorio solían plasmar ideas en las paredes con el objetivo de llamar a la crítica social. En Arqueología, esta clase de inscripciones son conocidas bajo el nombre de grafitos.

El grafitti es conocido por ser uno de los cuatro elementos constitutivos de la cultura Hip-Hop. Consiste en realizar pintadas abstractas de manera superpuesta sobre paredes públicas o privadas dentro de espacios urbanos. Para que un grafitti sea considerado como exitoso, no sólo debe portar un mensaje de crítica o rebeldía contra un sistema político, social, económico o cultural, sino que también debe ser una expresión creativa, capaz de provocar un alto impacto visual en sus espectadores.

grafitti-1158726_1920

Esta palabra fue utilizada por primera vez por el arqueólogo Raffaele Garrucci en 1970 para designar a todas las inscripciones de tono satírico y crítico hechas sobre muros en los tiempos del Imperio Romano. La palabra italiana “grafitti” significa inscripción hecha sobre un muro, pero gracias a la popularidad que alcanzó el término en los periódicos internacionales, este término debió ser traducido al inglés. Posteriormente, a causa del advenimiento de la cultura Hip-Hop, el término sería apropiado por la lengua castellana.

Más específicamente, los romanos solían escribir en las columnas de los edificios públicos todo tipo de mensajes, que iban desde las tradicionales consignas de lucha política hasta declaraciones de amor y expresiones del ámbito de lo privado. Generalmente, estos enunciados iban acompañados de caricaturas o dibujos. Muchos de ellos han logrado sobrevivir a la erosión y al paso del tiempo, y es posible encontrarlas en cuevas, santuarios, catacumbas y ruinas.

Una de las costumbres que acompañan al grafitti desde sus inicios es la inscripción de la firma de quien realiza la pintada. Los arqueólogos consideran como grafito a toda pintura hecha sobre la pared que incluye, necesariamente, el autógrafo de su autor, ya que su finalidad principal es la de expresar públicamente la idea de una persona. Sin embargo, no son tenidas en cuenta las firmas que realiza el escultor de un monumento o el diseñador de una obra arquitectónica, sino aquellas que son realizadas después de que la obra ha sido intervenida.

Si bien aún no se sabe con exactitud cuál ha sido el primer grafitti moderno, muchos especialistas en el tema aseguran que la primera pintada de estas características corresponde al famoso asesino Jack, el Destripador. De acuerdo con el informe policial, el 30 de septiembre 1888 en Whitechapel fue encontrado un trozo de delantal de la primera de las víctimas, junto a una inscripción hecha con sangre sobre la pared que rezaba: “Los judíos son los hombres que no serán culpados sin motivo”. Para no fomentar el antisemitismo dentro de la población, la policía mandó a borrarla al día siguiente.

Sinónimos de grafitti

grafiti, grafito, pintada