Frivolidad

La palabra frivolidad hace referencia a la cualidad de frívolo. La frivolidad puede ser una característica atribuible a las personas, a los objetos e inclusive a ciertos textos, canciones y espectáculos. La característica común a todas las acepciones del término es la falta de sustancia, de contenido, o la ligereza.

En el caso de las expresiones tales como publicaciones, baladas o funciones la frivolidad queda en evidencia cuando se prioriza lo sensual antes que el contenido. Por otro lado, la frivolidad en las personas puede observarse cuando éstas se comportan de manera banal, superficial y sin compromiso con la realidad que las rodea.

Cuando las personas caen en la frivolidad suelen actuar de manera irreflexiva, centrándose en sí mismas. Es por ello que la frivolidad muchas veces es reconocida como una tendencia nefasta y reprobable a los ojos de la sociedad.

Etimología de frivolidad

El término frivolidad tiene su origen, como tantas otras palabras de nuestra lengua, en el latín. Procede del término latino frivolus, un adjetivo utilizado para referirse a algo ligero, vano y sin valor. Remontándonos aún más en la historia, la palabra significaba “quebradizo” y se empleaba para hacer mención especialmente sobre las vasijas de barro.

¿Es la frivolidad algo malo?

De acuerdo a las características que hemos enunciado anteriormente, podemos afirmar que la frivolidad no es una característica especialmente deseada. De todos modos, existe la idea de que la frivolidad es necesaria para el ser humano. Siempre y cuando la frivolidad no sea la cualidad predominante en la conducta de alguien, se considera inevitable caer en ella cada tanto.

El abuso de la frivolidad implica un problema personal y social.

Pensando en la frivolidad como un descanso de las problemáticas habituales, se recomienda atribuirle un tiempo y un espacio en la vida. En este caso, se estaría asociando la frivolidad con la necesidad de distensión y relax. Entrarían en esta categoría entonces, aquellas actividades de divertimento tales como juegos y fiestas.

La frivolidad en la actualidad

Vivimos en una sociedad que estimula desmedidamente la tendencia a la frivolidad. Las tácticas empleadas para generar un consumismo desmedido suelen implicar una idea de vida asociada a la frivolidad. Las publicidades se enfocan en su gran mayoría en una vida despreocupada y ligera como símbolo de éxito personal.

Otro factor influyente es la constante exhibición de la vida en las redes.

Las figuras públicas que genera el fenómeno de internet ya no se limitan a compartir sus contenidos creados. Ha crecido enormemente la tendencia a compartir vlogs de la vida diaria. Lo que se muestra aquí es una vida centrada en la persona, indiferente a las crisis y realidad en general, con mucho registro del ocio y disfrute de manera constante. Esto se ve como un modelo a seguir por los espectadores.

Frivolidad e individualismo

Una de las nociones más íntimamente ligadas al término frivolidad es la de individualismo. Como decíamos al inicio, la frivolidad prioriza las formas antes que el contenido. En el caso de los seres humanos, esto significa que para la persona frívola, tienen especial interés aquellas cuestiones relacionadas con lo material y el aspecto físico. Esto hace que cuestiones de índole social queden fuera de la cosmovisión individualista de la persona frívola.

Sinónimos de frivolidad

banalidad, futilidad, intrascendencia, ligereza, liviandad, trivialidad

Antónimos de frivolidad

compromiso, gravedad, mesura, seriedad