Economía

La Economía es una ciencia social que se caracteriza por tener varios objetos de estudio, de acuerdo con la teoría a la que se adhiera el individuo encargado de su estudio e interpretación. En este marco, es posible reconocer tres definiciones: en primer lugar, la Economía se encarga de estudiar la extracción, la producción, la distribución y el consumo de todos los bienes y servicios; en segundo lugar, estudia la manera en la que los individuos satisfacen sus necesidades mediante la utilización de recursos escasos; y, en tercer lugar, se encarga de analizar el modo en el que las sociedades se organizan y sobreviven en el tiempo.

En base a lo expuesto anteriormente, podría entenderse a la Economía como la ciencia encargada del estudio de la supervivencia de las sociedades humanas, supervivencia garantizada a través de un orden racional de los recursos disponibles, que son extraídos y procesados con el objetivo de satisfacer la enorme cantidad de necesidades humanas, a través de la reproducción y el consumo. En definitiva, esta forma de lucha contra la escasez es la que determina el sistema económico de un país determinado o de una región del mundo.

euro-1166051_1280

Además de los aspectos estrictamente económicos que determinan la elaboración, distribución y consumo de productos, las teorías de la Economía han sido útiles para otros aspectos de la vida en sociedad, tales como las finanzas, la salud, el gobierno, el crimen y la educación. Esta situación ha hecho que se produzca un suceso que se conoce bajo el nombre de Imperialización de la Economía, un proceso que supone que los principios económicos resultan eficaces a la hora de explicar ciertos aspectos del medio ambiente, la religión, la guerra y la ciencia en general.

Si lo que se busca es la definición estricta de esta disciplina, es menester reconocer que existen dos enfoques diferentes; por lo tanto, la explicación responderá a la postura que se decida adoptar, la cual puede ser objetiva o subjetiva. Dentro de esta clasificación asociada a la famosa teoría del valor, es posible encontrar una definición objetiva y una subjetiva, las cuales a su vez se subdividen en objetiva clásica, objetiva marxista, subjetiva o marginalista y sistémica.

De acuerdo con la definición objetiva clásica, la economía es en realidad economía política, ya que a través de sus medidas no sólo se busca aumentar el nivel de productividad de una nación, sino también, incrementar su barrera defensiva frente a la competencia externa. En este sentido, dos principios de Adam Smith son fundamentales a la hora de definir esta postura: por un lado, la disminución del trabajo improductivo; y, por otro lado, el aumento de la división del trabajo, asociado siempre con la especialización y la mejora de la tecnología.

En cuanto a la definición objetiva marxista, la economía es pensada como la ciencia de la recta administración, es decir, como la disciplina encargada de estudiar las relaciones sociales de producción. De este modo, no sólo se encarga de analizar los procesos que rigen la producción económica, sino también, de considerar cuáles son los derechos sociales y políticos que garantizan la reproducción del sistema capitalista. Karl Marx fue el principal exponente de esta teoría.