Curioso

Todas las personas somos curiosas por naturaleza, en mayor o menor medida, queremos saber sobre aquello que nos despierta interés, eso te hace ser un curioso. Esa necesidad innata de descubrir y aprender es en pocas palabras, la curiosidad. De allí que, si alguien quiere vivir nuevas experiencias o saber sobre algo, se le diga curioso.

¿Quién es un curioso?

Un curioso también puede ser percibido como una persona que quiere experimentar para no aburrirse con facilidad, de allí que todo aquello que le despierte interés lo quiera saber y aprender más de ello. Por lo tanto, esta cualidad, es muy propia de las personas altamente creativas e imaginativas, pues tienen la capacidad de ver, percibir y analizar el mundo de una forma diferente que el resto.

Alguien curioso normalmente está dispuesto a cualquier reto y abierto a las posibilidades, lo que enriquece su personalidad, haciéndole personas idealistas, fantasiosas, productivas y con una alta sensibilidad. Aunque no todo es bueno, también hay algunos aspectos negativos de las personas curiosas.

Averiguar lo que hacen otros es considerado una persona curiosa

Por lo general, la curiosidad va asociada a emociones y sensaciones positivas, en que las personas suelen salir de su zona de confort y experimentar el mundo. Igualmente les resulta difícil aburrirse, son personas con buena autoestima, mantienen a raya el estrés y suelen tener buena inteligencia emocional.

Seguramente, conoce a un curioso con un alto nivel de intelecto, y es que este tipo de personas disfrutan de adquirir conocimientos, y de la mano de su espíritu altamente perseverante, pueden ser muy exitosos en cualquier ámbito.

En cuanto a las relaciones sociales, su inteligencia emocional les suele llevar a experiencias positivas y a conectar con las personas con total naturalidad, pues logran cercanía con sus interlocutores a tal punto que le generan confianza y empatía, ya que se interesan en comprender al otro. Pero contrario a lo que se piensa, son de pocos amigos, pues buscan más calidad que cantidad, en parte porque buscan afinidad y también porque el ser buenos amigos los lleva a huir de personas superficiales.

Ser curioso tiene sus desventajas

Quienes tienen la curiosidad a su máximo nivel, pueden llegar a adquirir inevitablemente aspectos negativos interrelacionados a su espíritu analítico, observador y de querer saberlo todo, pues pueden llegar a ser impulsivos, impacientes, con cierta fascinación o interés por la violencia, son iracundos y en ocasiones irracionales cuando los sacan de sus cabales.

El espíritu innovador propio de un curioso, le puede llevar a experimentar con malas compañías, alcohol, drogas o cometer actos delictivos. Por lo tanto, si la persona no sabe controlar su curiosidad y canalizarla en sucesos constructivos, hobbies, actividades que estimulen su competitividad y capacidad, el ser mejor personas o destacarse en cierto ámbito, podría perder su centro.

Asimismo, la curiosidad se traduce en confianza de lo que se sabe, pues siempre la persona sentirá la necesidad de conocer más. Igualmente, se tendrá cierta tendencia a la ansiedad, pero de forma sana, pues se traducirá en interés por conocer algo o a alguien, para una vez, saciada la curiosidad, volver al estado anímico original.

Ser curioso tiene beneficios

Se dice que alguien curioso, establece muy buenas relaciones sociales pues tratan de desviar los conflictos y se tornan dialogantes, sin importar la circunstancia. Asimismo, si la persona está contantemente averiguando lo que desconoce, el hecho de ser curioso le evitará el Alzheimer pues mantendrá el cerebro constantemente activo, a la vez que incrementa el espíritu autodidacta.

De hecho, estudios científicos afirman que la curiosidad no sólo está relacionada con la inteligencia en todos sus niveles, la autoestima y el bienestar subjetivo, sino que también actúa como motivación para que las personas se conecten con el entorno a nivel social, intelectual y por medio de la experimentación sensorial, cada tiene tiene  una forma diferente de ser curioso.

Antónimos

comedido, desinteresado, discreto, sencillo, mesurado, indecente, prudente, sensato

Sinónimos

indagador, observador, fisgón, preguntón, espía, buscavidas, salido, cotilla, confiado