Borderline

Como sucede con tantos otros vocablos que incorporamos a nuestro lenguaje cotidiano, el término borderline no es otra cosa que un término inglés. Se utiliza habitualmente para denominar al trastorno límite de la personalidad, también conocido por sus siglas TLP.

El trastorno borderline es una patología de índole psiquiátrica que se encuentra en el límite entre la psicosis y la neurosis. Si traducimos literalmente borderline significa línea fronteriza o límite.

El tratamiento incluye medicación

El estudio del trastorno borderline como enfermedad mental es bastante reciente. Fue incorporado a partir de 1980 al Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

¿Qué características presenta el paciente borderline?

La persona que padece el trastorno borderline presenta un patrón continuo de desequilibrio en sus estados de ánimo, en la autoimagen y por consiguiente en las relaciones sociales. Se estableció este nombre para este tipo de patología ya que quienes son diagnosticados presentan una estructura disfuncional de la personalidad así como síntomas psicóticos.

Los estudios indican que quien sufre este trastorno suele presentar serios episodios de tensión aversiva así como de labilidad emocional. También suele ser extremadamente sensible a los estímulos emocionales. Dentro de las emociones negativas que caracterizan a este trastorno se pueden observar: sentimientos de destructividad ya sea contra sí mismo o contra su entorno, sentimientos de victimización y sentimientos de pérdida de la identidad.

Los cambios bruscos de positivo a negativo son un rasgo característico del paciente borderline. Esto puede ser en relación con los demás, por una decepción o por el simple temor de pérdida o de rechazo. Pero también se da en función de la autoimagen, la cual puede pasar en cuestión de segundos de una valoración positiva a en extremo negativa.

La tendencia a la impulsividad también forma parte del amplio espectro que define a este trastorno. Conductas impulsivas e imprudentes son llevadas a cabo por el paciente borderline. Ya sea algo íntimo como los encuentros sexuales no seguros, el consumo de sustancias adictivas legales o ilegales así como cualquier otro vicio.

El paciente borderline suele ver el mundo como una amenaza ante la cual se siente vulnerable.

En la mayoría de los casos, se pueden observar conductas de manipulación. Ya sea de manera deliberada o inconsciente, el paciente borderline intenta manipular a su entorno. Con el análisis de estas conductas, por lo general se arriba a la conclusión de que se trata de conductas defensivas.

¿Cómo se diagnostica este trastorno?

El diagnóstico del trastorno borderline es bastante complicado. Para diagnosticar a un paciente no se analizan episodios propios de un trastorno como en otras enfermedades mentales, sino que se debe hacer un estudio exhaustivo de toda su personalidad y conducta. Las características de este trastorno pueden ser comunes a personas que no presenten un desorden psicológico sino que aparecen de manera aislada. Por lo tanto, para concluir podemos decir que el diagnóstico debe hacerse en aquellos casos en que las relaciones y el rendimiento laboral y personal del paciente se vean limitados.

Tratamiento indicado

Siempre dependerá del paciente y de la gravedad del caso para determinar si el tratamiento se efectuará de manera ambulatoria o bajo internación. Si bien el tratamiento farmacológico está previsto para disminuir la sintomatología, es indispensable que el suministro medicamentoso esté acompañado por la psicoterapia. La psicoterapia en estos casos es la única herramienta capaz de lidiar con los conflictos internos y desbloquear las trabas que limiten la vida del paciente.

Sinónimos de borderline

trastorno límite de la personalidad

Formato para citar (APA)

“Borderline” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: http://designificados.com/borderline/ [Consultado: ].