Arte

La palabra “arte” proviene del latín “artis” y es entendida como cualquier actividad o producto cultural que sirva tanto como forma de expresión emocional como modo de intento de explicación del mundo, apelando a la utilización de recursos sonoros, visuales, lingüísticos o mixtos. Se trata de una creación de índole personal que puede ser comprendida a nivel colectivo, debido a sus frecuentes alusiones a temáticas que van desde lo político hasta lo social.

Si bien el deseo de transmitir mensajes visuales a través de la pintura y la artesanía puede rastrearse desde la época del hombre de Neanderthal mediante el análisis del arte paleolítico, es con la llegada del Homo sapiens -hace aproximadamente 35 mil años- que estas expresiones adquieren un carácter estético y social, puesto que comienzan a utilizarse tanto con fines ornamentativos como con objetivos pedagógicos y mercantiles que refuerzan el concepto de intercambio.

glass-473758_1920

Dicho concepto se encuentra sujeto a fuertes controversias, ya que determinar qué debe considerarse dentro de esta categoría varía ampliamente conforme a cada sociedad, a cada cultura y a cada momento histórico. Así, por ejemplo, es posible notar una explícita evolución en el terreno de las artes plásticas a través del tiempo, especialmente cuando las vanguardias del siglo XIX comienzan a ser incluidas dentro de esta concepción a pesar de romper con la idea de pintura tradicional y figurativa.

Continuando con este planteo, existe una dicotomía persistente al momento de elaborar una definición de la palabra “arte”. Por un lado, puede pensarse desde el terreno de la técnica como el conjunto de habilidades que le permiten a un individuo desarrollar una actividad de manera correcta. En este sentido, el arte viene a significar una serie de conocimientos llevados a la práctica y perfeccionados por la experiencia que garantizan la perfecta ejecución de un tipo de tarea.

No obstante, desde otro punto de vista, muchas personas están de acuerdo en definir al arte en torno a su función estética. En este caso, el arte no es más que una actividad creadora, única de la especie humana, capaz de dar vida a elementos revestidos de un componente simbólico. Es así como esta definición alternativa del concepto “arte” se encuentra fuertemente emparentada con el sintagma de “bellas artes”, término tradicional reducido hoy al ámbito académico.

Sea cual fuere la definición adoptada, es menester destacar que se trata de una expresión que ha variado con el paso de los años. Tanto es así que desde su primera utilización hecha en el Renacimiento para designar a los productos de la pintura, la escritura, la escultura y la arquitectura, su marco de análisis ha crecido considerablemente hasta el siglo XX, momento en el que se ha decidido incluir a la propia vida del ser humano y al escenario social en el que desarrolla sus acciones.

Si bien hasta hoy las implicancias de este término se hallan en discusión, es posible apelar a la idea de aura de la obra de arte -propuesta por el pensador Walter Benjamin durante el siglo XX- para diferenciar a una producción de estas características de un simple producto de la cultura de masas. De acuerdo con el pensamiento de Benjamin, la obra de arte es de carácter irreplicable, por lo que la subjetividad del artista no puede ser producida en serie.

Sinónimos de arte

talento, habilidad, capacidad