Acoso

El término acoso hace referencia a la acción y efecto de acosar. El verbo acosar implica una conducta que genera malestar o incomodidad en una segunda persona. Alguien incurre en un acoso cuando persigue o fastidia de manera insistente a alguien más. El acoso tiene como fin el conseguir forzar a la víctima a hacer algo en contra de su voluntad.

Si bien también se puede acosar a un animal, el uso más frecuente del término es dentro de las relaciones humanas.

Existen diversas maneras de acoso, diferenciadas por el ámbito en el que tengan lugar y las características del mismo. En todas ellas de todos modos, el factor común es que la persona que lo ejerce tiende a ejercer un tipo de poder sobre el acosado.

Cabe destacar que en muchos casos, la conducta del acosador se encuentra tan naturalizada dentro de su círculo, que no se lo identifica como tal. Esto es muy peligroso ya que se incorpora como normal una práctica que atenta contra los individuos. Desarrollaremos a continuación los diversos tipos de acoso.

Acoso físico

Este tipo de acoso hace referencia a la práctica de perseguir a otro individuo con el fin de establecer un tipo de contacto contra su voluntad. Ejemplo de acoso físico es por ejemplo el hostigamiento que sufren de manera diaria las mujeres en la calle, ya sea de manera verbal o inclusive alcanzando un nivel de violencia que termine con agresiones físicas. Otro ejemplo sería el de seguir a alguien, espiarlo, enviarle cartas o llamarlo insistentemente por teléfono. Todas estas prácticas, a veces naturalizadas o tomadas a broma, forman parte de esta categoría de acoso.

Acoso escolar

El acoso escolar ha cobrado notoriedad en los últimos años a raíz de su definición en inglés bullying. Este patrón de acoso tiene lugar en el ámbito escolar y consiste en cualquier mecanismo de maltrato psicológico, físico o verbal. El acoso escolar tiende a ser un ejercicio sistemático y cuenta con la complicidad tácita del silencio o indiferencia del resto de los compañeros.

Acoso psicológico

Esta variante del acoso es sumamente peligrosa. Muchas veces la víctima del acoso psicológico no toma conciencia de que está siendo sometida, ya que no siempre se da acompañado por violencia ya sea física o verbal. En el acoso psicológico se atenta contra la integridad de la persona, humillándola o haciéndole perder de manera progresiva la confianza en sí misma. Se busca el desequilibrio psíquico y emocional de la víctima y esto puede terminar inclusive con el suicidio.

Acoso sexual

En este caso, se intimida a la víctima o se le ofrecen recompensas a cambio de favores sexuales. Si bien está contemplado por la mayoría de los sistemas jurídicos como una práctica ilegal, el concepto varía según los parámetros socioculturales.

Acoso laboral

Dentro del ámbito laboral pueden darse situaciones de acoso que afecten al trabajador con el fin de producirle miedo, desánimo o desprecio por su desempeño en dicho lugar. El acoso laboral puede darse en distintas direcciones, entre pares o de manera vertical dentro de las jerarquías. Puede ser entre dos individuos o bien de un grupo contra alguien en particular. Es conocido por su definición en inglés mobbing que hace referencia a acorralar en grupo.

Acoso cibernético o virtual

También conocido como cyberbullying este acoso se caracteriza por el empleo de medios digitales de comunicación para llevar a cabo el hostigamiento. En este tipo de acoso, quien lo perpetra cuenta con la posibilidad de mantenerse en el anonimato, lo cual le permite llevar al extremo las prácticas de persecución que por lo general tienen como objeto el humillar públicamente a la víctima.

Sinónimos de acoso

atosigamiento, persecución, hostigamiento, molestia